Morfología alienígena

 

Tras la realidad mayor de nuestra galaxia

 

 

Existen muchos tipos de vida alienígena, empezando por las formas de vida de categorías inferiores de otros planetas. Obviamente, una forma de vida inferior no construirá una nave espacial, ni tan siquiera un coche. Para poder construir algo, una forma de vida debe ser capaz de conceptualizar. Para ello hace falta un ser de una categoría muy superior.

 

Al hablar sobre alienígenas no voy a tener en cuenta las formas de vida de categoría inferior de otros planetas. Aquellos que nos interesan son los que pueden viajar por el espacio para así visitar la Tierra y otros lugares. La construcción de una nave espacial requiere un ser de una categoría muy elevada, con una  compleja función dinámica (a veces llamada función dinámica cuántica) que normalmente llamamos «alma».

 

En términos comunes, un alma es un ser con suficiente función dinámica para penetrar en el continuo espacio-temporal  hasta  alcanzar  una  conciencia.  Esto  significa  que  usted  mismo  es  una ufunción dinámica cuántica y que está parcialmente compuesto de caos o, si lo prefiere, de probabilidades aleatorias y de imposibilidad de predicción. Expresado en términos informáticos, un alma sería un programa de software autosostenible capaz de recibir, enviar, procesar y originar información. Por este motivo podemos eliminar las categorías inferiores de plantas, animales e insectos que básicamente responden sólo a los instintos o a una programación. Los alienígenas que vamos a estudiar deberán tener una conciencia y un alma, o  una conciencia similar a un alma, que pueda razonar, deducir y generar su propio programa.

 

Existen bastantes tipos diferentes de alienígenas, pero la forma más común es la que se deriva de los mamíferos o del reino animal. Se trata de seres humanos o humanoides cuya base es la vida animal de diferentes planetas. Estos tipos de alienígenas procederán de un planeta más o menos similar a la Tierra, en el sentido de que precisarán el mismo tipo de fauna y ecosistema necesario para sustentar la vida animal. Los animales de uno y otro planeta tendrán características similares, aunque también diferencias. Un perro de otro planeta puede tener un aspecto algo diferente, pero es muy probable que corresponda a la misma categoría biológica que un perro terrestre. Además de mamíferos, también encontraremos microbios, plantas, insectos y reptiles basados en el carbono (igual que la vida en la Tierra). La razón por la cual los planetas tipo Tierra (que contienen vida basada en el carbono) son los más comunes es porque el carbono, el oxígeno y el hidrógeno interactúan entre sí más fácilmente que otros elementos. Para pasar al amoníaco y al nitrógeno haría falta una estructura molecular más compleja que no conduce a la evolución. Por este motivo la mayor parte de la vida, incluyendo la alienígena, está basada en el carbono o en el hidrocarburo. La geometría de las moléculas encaja mejor.

 

Todo esto significa que las formas más comunes de vida alienígena serán animales, como los seres humanos. Los pleyadianos están basados en animales o humanos. Su código genético es similar al de los monos. El grupo K o Krundeshen,* como creo que se llaman, también tienen una base humana. De hecho, son tan humanos que son calvos. Si se pusieran una peluca, podrían pasar por humanos. Aunque éstos son de una estatura similar a la nuestra, los pleyadianos son mucho más altos. Existen muchos otros grupos en nuestra galaxia que son similares a los humanos. Entre ellos están el pueblo gato, el pueblo perro y el pueblo oso. Todos ellos cabrían dentro de la categoría de mamíferos porque su base genética no es muy distinta a la de una forma humana o simiesca.

 

Además de los mamíferos, existen seres reptilianos así como insectoides. La mayoría de estas formas de vida parece que son bípedos y humanoides. Puede que algunos de ellos tengan brazos o piernas extra, pero la forma de vida más común y eficaz parece ser la de dos piernas y dos brazos con un torso. Principalmente tiene que ver con los factores prácticos de la evolución. Existen, por supuesto, diversas mutaciones y variaciones que surgen de vez en cuando.

 

El tipo reptiliano más común parece un cruce entre un caimán y un humano. Podemos hacernos una idea del aspecto de un reptiliano viendo un episodio antiguo de Star Trek en el que una criatura llamada Gorn luchaba contra el capitán Kirk ante la insistencia de un grupo de otros seres llamados metrones. Al revelar su aspecto al final del episodio, los metrones se parecían mucho a los pleyadianos que yo he descrito, excepto en su talla inferior. Hollywood siempre ha tenido una misteriosa habilidad para conectar con el inconsciente colectivo del ser humano y al parecer éste no es más que otro ejemplo. Los reptilianos como Gorn son relativamente comunes en nuestra galaxia aunque no todos ellos tienen un hocico tan grande. Los reptilianos no son especialmente inteligentes pero sí muy fuertes y normalmente están en conflicto con los humanos y/o los pleyadianos. Tienen una tremenda capacidad psíquica y pueden hipnotizar a la gente simplemente con la mirada.

 

Después de los mamíferos y reptilianos, la forma más común de vida alienígena es la de los insectoides. El grupo de insectoides que más frecuentemente se encuentra son los grises que en realidad son una raza híbrida de insectos y reptilianos. Los grises tienen los rasgos de los reptilianos en los ojos pero su esqueleto recubre el cuerpo (eso se llama exoesqueleto). Los reptilianos y los mamíferos tienen un esqueleto interior. Existe una famosa cinta de vídeo que muestra lo que parece ser un tipo de criatura parecido a un gris que se está muriendo. El ser está literalmente manoteando, de una manera extremadamente rápida. Al aislar los fotogramas se puede ver que la criatura gira a un treintavo de segundo. Ni los reptiles ni los mamíferos se pueden mover tan rápidamente, pero sí la mayoría de insectos. Los grises también poseen los poderes hipnóticos de los reptilianos pero ellos mismos suelen estar sujetos a esta influencia.

 

Los grises no son la única raza insectoide, pero sí la más popular dentro de la ufología actual. También existe un pueblo alienígena que se parece mucho a una mantis religiosa de 1,80 a 2,10 metros. Estos seres son muy amorosos y fomentan la sanación. No son nada guerreros.

 

Entre otros tipos de alienígenas tenemos a los humanoides alados o pueblo de las aves. En realidad entran dentro de la categoría de reptilianos, porque las aves están zoológicamente consideradas como  reptiles aunque sean de sangre caliente. La mayoría de formas de vida reptilianas inteligentes son de sangre caliente, porque los reptiles de sangre fría no están tan avanzados. También existe un cuarto tipo de vida alienígena sobre la que se ha teorizado. Se trata de una planta inteligente con base de celulosa. Nunca ha llegado a mis manos un informe sobre esta forma de vida, pero sigue siendo una posibilidad.

 

Asimismo están los seres no físicos compuestos por inteligencia pura, a los que ya me he referido al hablar de los pleyadianos. También actúan como consejo superior y promueven la conciencia de grupo que se extiende por toda la cultura pleyadiana. Los reptilianos, así como otras formas avanzadas de vida, tienen una conciencia grupal. Esta facultad parece ser una etapa del desarrollo evolutivo que conecta a toda la «bio-red» de una raza en particular.

 

Los alienígenas que acabo de mencionar no son los únicos del universo, sino los que yo conozco y que forman los tipos básicos de vida en la galaxia.

 

 

       Encuentro en las Pleyades - Preston B. Nichols & Peter Moon

 

 

 

 

 

Contacto

El Libertario
jlmgt@yahoo.com