Dar sentido a la vida

 

 

Es muy importante darle un sentido a nuestra vida cada día; es muy importante el que tengamos una razón por la que existir y que trabajemos por esta razón.

 

Creo que esto lo tiene muy en cuenta el ser de vibración más alta, de mayor frecuencia y más sutil, de los que siempre están con nosotros, pues es quien realmente somos, ese que llamamos alma.

 

Si nuestra alma ve que no estamos dando un sentido a nuestra existencia y que nuestros días transcurren de forma anodina, esta, nuestra alma, pudiera pactar con nuestro subconsciente el acabar con esta existencia.

 

Si esto ocurre, lo más probable es que desarrollemos alguna enfermedad o que tengamos algún accidente y la ciencia actual poco podría hacer para mantenernos con vida.

 

Por ello, el tener hijos por los que luchar o una ocupación de gran ayuda a los demás puede ser nuestro auténtico ‘seguro de vida’*.

 
 
El Libertario
 
*creo que a veces si experimentamos una vida carente ya de sentido para nosotros es porque puede tener sentido para alguien de los demás, por ejemplo alguno de nuestros hijos, pues así ellos pueden demostrar lo que son con respecto a un semejante
 
 
 
 
 
 

Hay un aspecto cósmico de la historia del alma. Cuando nosotros decimos que estamos trabajando en entender las lecciones del alma, también estamos entendiendo las lecciones del alma desde una perspectiva de la Tierra y desde la perspectiva cósmica. Pero recuerden que no todas las almas han tenido experiencias cósmicas y que algunas almas sólo han tenido experiencias en la Tierra. Así, aunque ustedes puedan decir que todas las almas fueron creadas al mismo tiempo y que todas las almas son eternas, que sería una verdadera condición de un buen trato, las almas también se manifestaron en la tercera dimensión en diferentes tiempos. Y de la única forma que yo puedo comparar esto es con el nacimiento de las estrellas. Toda la materia para este universo fue creada en el mismo momento, sin embargo, algunas estrellas nacen y otras esperan y nacen en una fecha distinta. Desde su perspectiva, hay almas más viejas y almas más jóvenes. Y las almas más viejas son aquellas almas que han estado en la Tierra en muchas vidas, pero también muchas de las almas más viejas han estado en otros planetas.

 

Darse cuenta de que ustedes han tenido una experiencia en otro planeta, en otro planeta de la galaxia o incluso en otra galaxia, es un signo seguro de que son almas más viejas. Y hay muchas almas viejas, puede que ahora sean las semillas estelares las que están despertando de su historia de alma.

 
 
David K. Miller – La Psicología del Alma
 
 

 

Sueña. No contengas los sueños.

Imagina. Crea. Concreta tus sueños. Hazlos realidad.

No te conformes con el deseo y la hipótesis, crea la nueva realidad.

No es real querer ser luminoso, o ser sabio, o ser bueno, o ser fuerte.

Simplemente selo, practícalo, realízalo, verbalízalo, vive como si ya lo fueras.

Crea tu realidad. Créate a ti mismo. Muta.

 

No hay otra opción para avanzar, para ascender y para vivir esa “plenitud” que ni siquiera sospechas cuán grande es.

 

Si no sueñas, si no anhelas… no creas.

Si no proyectas tu espíritu hacia algún lugar, tan solo das vueltas en círculo.

Moviliza tu espíritu hacia algún lado.

Recuerda una vez más que el error no existe, tan solo existe la experiencia.

Imagina, inventa, muta, emplea tu amor y tu poder sin miedo a equivocarte.

Nunca te equivocarás, tan solo experimentarás y explorarás.

 

El camino de experimentación de los miles de territorios que existen, ya sean más oscuros o más luminosos, más invernales o más primaverales, conduce siempre al mismo sitio, al encuentro del átomo-germen de donde procedemos.

 

 

Jamás olvidéis, que no existe el dedo que juzga. No sois culpables.

 

El alma es un principio que siempre encierra la chispa del origen. Estemos en el nivel evolutivo que estemos, siempre hay una chispa candente en el interior. Descender a este plano de la existencia humana nos sitúa frente a ciertas trampas en las que caemos a menudo; es como si fuera un juego.

 

En el proceso de caída o densificación, nos vamos deteniendo en distintos planos vibratorios, como si fueran peldaños, o distintas habitaciones de una misma casa, y los exploramos. Al explorarlos vemos si estamos o no en sintonía con el lugar, vemos si nos gusta o no, sentimos si nos corresponde.

 

La rebeldía existe gracias al libre albedrío. Tenemos derecho a la rebeldía porque somos libres de explorar y viajar, libres de equivocarnos, libres para sufrir y para gozar.

La rebeldía es a menudo necesaria para encontrar tu verdadero y peculiar camino, tu lugar de sintonía y plenitud.

 

Sin embargo, cuando asciendes, el alma contempla cada vez con más ecuanimidad todos esos universos explorados, todos los mundos que uno mismo ha inventado en el pasado, y que forman parte de tu alma trabajada. 

 

El alma madura que observa, discierne y evalúa, no precisa ya la rebeldía porque honra todos y cada uno de los pasos, los estados y sintonías, pues todas ellas te condujeron a encontrar tu frecuencia.

 
 
 
Palabras de María Magdalena - Marta Povo
 
 
 
 
 
 

La vida no es un círculo, maestro.  Ni se repite.  Siempre cambia, y al mismo tiempo evoluciona en cada momento para ser constante.  La vida lo abarca todo y crea el próximo momento con la virtud de su propio ser.  Es creada en el momento por cada entidad y de acuerdo con su actitud.  Es la actitud hacia la vida lo que hace que sus ciclos de cambio parezcan circulares.

 

La reencarnación es verdaderamente un hecho.  Es simplemente abandonar un cuerpo ~ cuya actitud le permitió morir ~ y tomar otro, ya sea aquí o en cualquier otro lugar sobre el plano de materia.

 

¿Por qué todos vuelven aquí?  Porque ellos quieren.  ¿Tú crees que se te fuerza a volver aquí, que se te expulsa de cualquier plano en donde estés y se te devuelve a un cuerpo, sólo para tener que luchar otra vez a través del canal del nacimiento y depender completamente de los egos a tu alrededor?

 

No hay ningún edicto que te envíe aquí maestro.  Pues o hay nadie que pueda obligarte a hacer algo en contra de tu voluntad.  Tú eres el único que decidió volver aquí.  Tú eres el único que deseó expresarse de nuevo sobre este plano.  Así que si estás buscando a alguien a quien culpar de tu miseria, tendrás que mirarte a los ojos.  Tú eres plenamente responsable de tu propia belleza, de tu propio ser, y de tu vida, sea desgraciada o maravillosa. ~ ¡Y ya es hora de que esto se sepa!  A nadie se le obliga nunca a reencarnarse sobre este plano.  Pero después de vivir aquí durante eones, el hombre empieza a pensar que ésto es todo lo que hay.  Y cuando deja su cuerpo y se aleja de sus lazos emocionales y los juguetes que hay aquí, se apresura a volver, pues cree que éste es el único cielo que existe.  Y por lo tanto, así será para él.

 

La única razón por la que estás aquí es porque así lo deseas ~ porque tienes algo que satisfacer dentro de tu ser.  Y ese algo es expresar gozo, tristeza, furia o dolor, o cualquier otra cosa que desees experimentar en este plano de la ilusión ~ hasta que te satures de todo ello.  Entonces, cuando te canses o te aburras, puedes cambiar tu actitud y experimentar alguna otra emoción.  Así de simple es.

 

¿Acaso puede la utopía vivir al lado del dolor, la tristeza y las situaciones infernales?  Verdaderamente, tan sólo depende de la actitud.

 

Tú volviste aquí para experimentar a Dios, para entender el ser, para vivir los principios del YO SOY.  Y los principios del YO SOY abarcan todo lo que uno es ~ una actitud, cada emoción, cada carácter y cada situación ilusoria creada en el reino del pensamiento, también llamado Dios.

 

¿Sabes por qué tienes tu identidad actual?  Porque ya has representado la mayoría de los otros papeles anteriormente, y ahora estás experimentando éste.  ¿Por qué no naciste como niño hambriento en lugar de la entidad opulenta que eres hoy?  Porque tú ya has sido el niño hambriento que quiso ser la entidad opulenta, y aquí la tienes.  ¿Y por que no eres el panadero que hace pan para alimentar a su familia?  Porque, maestro, tú has sido el panadero que hacía el pan para alimentar a su familia.  Ahora eres la entidad que se lo compra.

 

Lo maravilloso de este reino es que es siempre continuo y cambiante, y tú puedes ser cualquier participante que desees.  Y al tiempo que avanzas sobre la plataforma de la vida, avanzas hacia altiplanos que te ofrecen un escenario en el que representar aquellas ilusiones que proveerán el mayor aprendizaje dentro de tu ser.  Y sobre este escenario tienes la libertad de convertirte en rey o en mendigo, en amante o en amado, en hombre libre o en esclavo ~ cualquier ilusión que provea a tu alma del entendimiento que necesita para satisfacerse.

 

Son muchas las experiencias que nunca has tenido maestro, pues hay muchas cosas que no has hecho y personajes que no has sido.  Hay es este mundo entidades que viven en paz sublime, y cuyas necesidades son simples.  Y cualquier cosa que necesitan, cualquier cosa que desean, simplemente la manifiestan.  Ellos viven en el gozo y la felicidad,  maestro ~ actitudes y aventuras del pensamiento que tú aún debes elegir para tu experiencia.

 

Hay muchos entendimientos que tú aún estás por vivir ~ ¿Y sabes cuál es el más grande de todos?  Vivir simplemente por vivir.  Vivir por vivir es el mayor logro en el entendimiento de la vida.  pues es ahí donde conocerás la paz, donde conocerás el gozo.  Es ahí, maestro, donde te convertirás en tu totalidad de Dios una vez más.

 

Tú aún tienes que experimentar este entendimiento de la vida, pues te has permitido vivir intimidado por el trabajo, la competitividad, el idealismo, el sufrimiento, el neurotismo.  Tú has aceptado eso como tu suerte, y así es.  Pero si simplemente te permitieras salir y ver las otras partes de la vida, te darías cuenta de que eso son sólo piezas diminutas dentro de tus opciones.

 

Esta vida, al margen de todas las cosas que han sucedido en vuestra historia como humanidad, es realmente bastante grandiosa.  Desafortunadamente, aquéllos que habitan en las ciudades, en medio des estancamiento y el espesor de la conciencia social, piensan que éste es un lugar desgraciado y miserable donde vivir.  Pero si tú encontraras el valor dentro de tu ser para apartarte de los ideales, la intimidación y la conciencia limitada del hombre, y fueras a vivir en la naturaleza, siendo uno con el Dios dentro de tí, encontrarías que la vida es realmente bastante espléndida, que es siempre continua e ilimitada, que es algo hermoso.

 

La razón por la que has vuelto aquí, maestro, es para vivir.  Pero aún no has roto con las cosas que te atan a este plano poder experimentar la majestad de Dios y de la vida.  nunca has caminado sobre un glaciar o te has refugiado bajo un puente de roca, o has mirado a través d una ventana en invierno para encontrar a un pájaro rojo sentado ahí, brillando en la nieva.  Ni has estado en cavernas profundas, o paseado en el desierto y encontrado a la serpiente buscando su comida.  Ni has dormido en una gran pirámide tú solo, o ido a explorar lugares donde nadie ha estado ~ y hay muchos de ellos.  No has navegado por el océano inmenso y visto a un gran pez saltar, ni seguido a un ciervo en el bosque húmedo y multicolor.

 

Aún no has hecho muchas cosas que son electrificantes, emocionantes y maravillosas para tu ser y a ninguna de ellas les importaría cuál es tu trabajo, tu educación, tu estatus, o la edad de tu automóvil.

 

Estas son facetas de la vida que aún tienes que experimentar.  Pero cuando lo hagas, ellas romperán tus neurosis, tus miedos, tus trampas y tus incertidumbres.  Y habrá momentos en los que sentirás que vas a explotar de gozo ~ aunque querrás que alguien esté ahí para verte explotar, y a la vez te sentirías intimidado si alguien estuviera ahí.  Simplemente no te has permitido experimentar todas tus opciones aquí, pues has sido duramente presionado para convertirte en un ideal ilusorio que es totalmente extraño al gozo y a la felicidad de la vida.

 

Ahora bien, si tú quieres volver aquí.  ¡No lo hagas! No tienes que hacerlo ¡Jamás!  Yo nunca volví, pues ascendí con el viento llevándome conmigo todo lo que era.  Al hacer eso, me convertí en una entidad libre.  ¡Una entidad libre!  Porque trascendí todas las cosas que había hecho aquí.  Me perdoné a mi mismo y abracé esta vida, y me entregué al asunto de ser Dios.  Y si un ignorante, un bárbaro miserable pudo hacerlo, maestro, ciertamente tú también.  La manera de culminar la vida aquí es viviéndola, amándola, y convirtiéndose en una parte de las cosas simples.  Liberándose de ideales que puedan intimidar, limitar y restringir la libertad de la vida.  viviendo la libertad, de uno mismo, amándose a sí mismo y dejando de compararse con los demás.

 

Cuando dejes de vivir para las imágenes de la sociedad, y a cambio vivas en tu propio ideal, tu propia verdad, cualquiera que ésta sea dentro de tí, y ames a tu eterno ser, entonces llegarás a ser uno con las flores, y los peces, con toda la vida.  Entonces puedes decir:  “He terminado con esta experiencia.  He amado toda la vida que hay aquí, y por eso, estoy listo para una nueva aventura, para un reino muy lejano y un nuevo entendimiento, un modo de ser totalmente diferente”.  Cuando hayas hecho estas cosas maestro, abandonarás este lugar en un resplandor de gloria.  Así como yo me fui.

 

Yo soy un amante de este plano.  A menudo camino por sus valles.  Silbo entre los árboles y me convierto en parte de la risa de los niños.  Se lo que es esta vida, pues no me pasaron desapercibidos los valores de aquí.  Pero más que eso, conozco los sufrimientos de aquéllos a quienes amo sobre todas las cosas, mis amados hermanos.  Y aunque tengo las respuestas, son de poco uso si no se aplican.

 

La razón por la que tú y todos os expresáis aquí es porque queréis.  Éso es la reencarnación.

 
 
 
Ramtha - Al dios que vive dentro de ti
 

Contacto

El Libertario
jlmgt@yahoo.com