Advertencia en 1981

 
 

NUESTRAS ESPERANZAS Y NUESTROS TEMORES

 

Cuando las superpotencias de la Tierra empezaron a lanzar naves espaciales hacia el Cosmos, albergamos la frágil esperanza de que fuesen mensajes de paz. Pero en seguida pudimos comprobar que tales acciones sólo eran nuevas empresas con vistas a consolidar el poderío bélico de las dos superpotencias que dominan y esclavizan al planeta Tierra, cediendo así, una vez más, a la tentación secular de dominio, de esclavización y exterminación del prójimo, fruto de la inconmensurable soberbia y de la peligrosa imbecilidad de quienes detentan el poder político, militar y espiritual en la Tierra. Por eso, nuestras apariciones, que ahora son además operaciones de policía, han proliferado tanto en este último cuarto de siglo.

 

Actualmente, en 1981, podemos asegurar a los habitantes de la Tierra que una de dichas superpotencias tiene en proyecto la instalación de bases militares espaciales para amenazar y chantajear a todas las comunidades terrestres, en general, y a la otra superpotencia, en particular. Aunque siempre nos ha entristecido el ver a los habitantes de la Tierra destruirse mutuamente y emplear su inteligencia en hallar medios de destrucción más horribles, nosotros, fieles a nuestra ética cósmica de no intervenir en el desarrollo de otras vidas, y menos todavía de coaccionarlas o violentarlas, siempre nos hemos abstenido de actuar en la Tierra. Sin embargo, hoy, cuando una de las dos superpotencias amenaza el armonioso orden universal, establecido confratenalmente desde hace muchos siglos, con el transporte de artefactos altamente destructivos en sus naves espaciales, nos hemos decidido a enviar este mensaje, que esperamos no sea interceptado o adulterado como otras veces ha ocurrido.

 

NUESTRA ADVERTENCIA

 

Nuestra advertencia, siempre con miras fraternales, es, sin embargo, muy seria y resuelta: esa superpotencia (cuya identidad, hoy por hoy, no revelaremos) debe renunciar de inmediato a ese loco proyecto, ya que, en caso contrario y sin previo aviso (en realidad este mensaje debe ser considerado como una advertencia), procederemos a la congelación indefinida de toda vida en el área de su territorio nacional y las de sus bases esparcidas por el planeta Tierra y en el espacio. Poseemos medios sobrados para ello. Medios que hemos ido descubriendo, a lo largo de muchos siglos, buscando el fermento de la Vida y no el imperio de la Muerte, desconocida en los planetas de la Armoniosa Confraternidad Universal. Y queremos recalcar que este aviso vale también para la otra superpotencia y para todas aquellas comunidades de la Tierra que puedan ceder a la tentación de dominar el Universo. Pretensión ridícula, cuando todavía no han sido capaces de conocer y amaestrar el planeta sobre el que nacen, viven y mueren. Y a todas esas comunidades —grandes y pequeñas, potentes e impotentes— les decimos que el contacto definitivo con nosotros no podrá ser establecido más que cuando quede bien claro que la Tierra desea vivir en paz consigo misma y con los demás. Y que, en lugar de surcar los espacios cósmicos con intenciones bélicas y destructivas, dedique sus principales esfuerzos y recursos a conocer a fondo las características y los maravillosos recursos de su planeta, único medio de que puedan vencer un día, a su vez, a la Muerte, dando a la Vida su única fuente de subsistencia: la del interminable descubrimiento de las inmensas e infinitas maravillas del Universo.

 

El Mensaje de Otros Mundos - Eduardo Pons Prades

 

 

La verdad es que las Fuerzas de la Oscuridad se valen de que en las áreas desde las que principalmente operan existen también muchas gentes de bien, gentes de Luz, y ellos saben que esto les protege a ellos de la destrucción de ese territorio. Una operación “Lot”, como en Sodoma y Gomorra, dejaría bien patente que se intervino y ese no es un plan viable para quienes protegen a los seres de Luz de entre nosotros.

 

De todos modos la idea de “territorio contaminado” con posibilidades de ser destruido se refiere a aquel territorio en el que muchos de nosotros se dejaron comprar, o que vendieron su alma, gentes que se convirtieron en “malas hierbas” y pasaron a contaminar a otras gentes en ese territorio, no se refiere a quienes nos tientan o nos ponen las trampas.

 

Quienes tientan y ponen trampas son los seres del Complejo de Almas Lucifer, y quienes necesitan nuestros miedos como alimento son seres que eligieron la negatividad como su medio de expresión, seres que se apartaron de la Luz y de la Fuente, por lo que necesitan nuestras vibraciones negativas como alimento. Todos ellos viven en el subsuelo, aunque no en bases conjuntas.

 

Recordad siempre que tan solo existe UNO de nosotros y que todo lo demás es ilusión.

 

La separación es ilusión, basada en la falsedad.

 

Nosotros somos la cosecha y entre nosotros existen las buenas plantas junto a la cizaña; hemos de luchar por avanzar hacia la Luz. No os dejéis engañar por quienes ahora pregonan que la Luz a la hora del tránsito es el engaño, pues tan solo existe la Luz o la “falta de Luz” y nuestras elecciones nos llevarán hacia la Luz o hacia la “falta de Luz”.

 

El Libertario

 

 

Los “aggelos”, ángeles o enviados, pueden proceder tanto de la Luz como de la Oscuridad.

Hemos de estar muy atentos.

Si su mensaje incita a la separación, se trata de un ser de la Oscuridad o de un ser que trabaja para esta, ya que todo es UNO y todos somos UNO; la separación es la falsedad.

Toda enseñanza que cree tensiones entre nosotros procede de la Oscuridad; toda enseñanza que incite al ocio en un mundo en el que los demás trabajan muy duro para ganarse su pan procede de la Oscuridad*; toda enseñanza que favorezca a unos para poder prevalecer sobre otros procede así mismo de la Oscuridad. Si se incitó al odio o a guerrear bajo cualquier excusa puedes estar absolutamente seguro de a qué bando servía el enviado.

Hemos de tener mucho cuidado con los enviados, esos que llamamos ángeles, pues en la mayor parte de las ocasiones fueron seres de la Oscuridad.

 

Date cuenta: cualquiera que se adhiera a las instrucciones de los enviados de la Oscuridad y comience a trabajar según esas instrucciones, pasará a trabajar para la oscuridad, aunque tal vez ni tan siquiera sea consciente de ello.

 

El Libertario

 

*por supuesto, tan solo deberíamos de trabajar 4 horas por día para la comunidad para tener todas nuestras necesidades cubiertas en la época de las máquinas con las máquinas trabajando para la sociedad y no para unos pocos

 

 

Contacto

El Libertario
jlmgt@yahoo.com