La auténtica salvación

 
 

 

Siempre existió una lucha entre la luz y la oscuridad en los universos densos y muchos planetas fueron atrapados por seres de la oscuridad.

 

Esa lucha existe incluso en nuestro interior y participamos en ella cada vez que elegimos, ya sea de forma egoísta (elección del mal, la oscuridad) o altruista (elección del bien, la luz). No existirá esa lucha en las dimensiones superiores a la cuarta, ya que estos seres son de la cuarta dimensión negativa y están atrapados en ella quienes eligieron la negatividad como medio habitual de expresión.

 

Pero ocurre que existen en el universo que conocemos muchas civilizaciones que eligieron la expresión negativa (la oscuridad); han de ser civilizaciones muy verticalizadas, es decir, con una jerarquía muy definida, pues en otro caso se hubieran aniquilado entre ellos. Suelen respetar la vida de los suyos por encima de todo, y no suele  haber rebeldes, ya que en ese caso sí serían aniquilados. Poseen alta tecnología y suelen vivir en el subsuelo de los planetas que conquistan, posiblemente por razones de auto protección.

 

La forma ideal que tienen de luchar contra ellos los seres de los planetas que conquistaron supone el elevar su conocimiento y su conciencia de forma que entre todos lleguen a crear un entorno hostil para los seres de la oscuridad dueños del planeta. El luchar abiertamente, de forma física, contra estos seres oscuros suele suponer una auto inmolación, pues con su tecnología y con su fuerza los seres oscuros arrebatarán al momento el cuerpo de todo aquel que se les enfrente. Fueron muchos los planetas que conquistaron y es muy probable que hubiera luchas entre estos seres y seres de luz, pero, con frecuencia ganaron los seres de la oscuridad en  el pasado.

 

Puede que las cosas hayan cambiado y que hayan avanzado mucho en su tecnología los seres de luz.

 

La forma más bella de hacer que los seres de la oscuridad que robaron para sí un planeta se vayan sería que los habitantes de ese planeta que fueron esclavizados se eleven en conciencia hasta crear una mente colectiva dirigida al amor, al bien, sin resquicios como para que nadie de entre los habitantes de ese planeta se deje comprar para dirigir a las gentes de su planeta haciéndolas esclavas.

 

Para tratar de elevar la conciencia de todo un planeta en muchas ocasiones los seres de luz decidieron enviar a alguien de los suyos, encarnando entre los seres de un planeta conquistado y después dominado por seres oscuros, de forma que ayudados por sus enseñanzas se eleven en conciencia los habitantes de ese planeta y comiencen a co-crear desde el lado positivo, ya que esto haría que sus condiciones de vida mejoraran al comenzar a materializar un escenario más benigno en el que existir.

 

La auténtica salvación de un planeta y de sus gentes supone la elevación de su conciencia por la elección de lo positivo, del bien, y fue facilitada en muchas ocasiones por estos grandes seres que nacieron entre las gentes de esos planetas, seres que hicieron un gran sacrificio al descender a la alta densidad y baja frecuencia, en planetas como el  nuestro. Pero, tal  como he expresado en muchas ocasiones, el trabajo de elevación de nuestra conciencia lo hemos de realizar nosotros y los actos de bondad y de bien consecuencia de habernos elevado en conciencia los hemos de realizar nosotros. El mundo nuevo en el que impere el amor y el bien lo hemos de crear nosotros. 

 

Un entorno de bien y amor sería totalmente insoportable para los invasores, pues ellos sintonizan con la energía negativa, con el mal, y para ellos la positividad es un gran veneno*

 

El Libertario

*seremos protegidos si somos grandes luchadores de la luz que no albergan  en su mente pensamientos como para el exterminio de nadie, aunque se trate de un ser de mal; seremos protegidos si enviamos siempre pensamientos de bien, de luz; nunca hemos de tener miedo, pues este sería un gran regalo para los seres de la oscuridad; siempre hemos de tener en cuenta que tan solo nos pueden arrebatar los cuerpos densos, es decir, de la tercera y cuarta dimensión (niveles bajos de esta última dimensión)
 

 

 

El camino egoísta haría que uno eligiera la ‘salvación’  de sí mismo apartándose de todos los demás, centrándose en sí mismo y viviendo ensimismado en su pretendida salvación, cuando realmente no existe nada de lo que salvarse, a excepción de nuestra ignorancia.

Nadie nos arrojó a un pozo y nos abandonó, pues además de estar sostenido nuestro mundo por nuestra mente, estamos siendo sostenidos por el Creador, de acuerdo con aquello que nosotros en anteriores etapas elegimos experimentar.

Nuestro entorno depende de nuestro inconsciente colectivo así como también somos una ‘Forma de Pensamiento’ de otros seres de un nivel espiritual superior, los cuales son también una Forma de Pensamiento de otros seres más próximos a la FUENTE. Todo el Universo es Mental.

La verdadera salvación consiste en la lucha por aprender lo verdadero y en tender la mano a todos aquellos que lo requieran a nuestro alrededor, pero con cordura, dando lo que realmente se requiera, lo que realmente se necesite, pues el ego de nuestros hermanos pudiera incurrir en excesos; hemos de medir siempre.

 

 

El Libertario 
 
 
 
 
 

Cuando el ser despierta y toma conciencia del momento en que vive, de su relación  con el entorno, y toma las riendas de su vida dejando de ser una  pelota zarandeada por las circunstancias externas, su afán es el de “limpiarse”, a través del desapego, a través de la purificación de sus adicciones, a través de crucificar todo lo que aleja del estado de cristal (estado crístico). En ese momento decide pedir perdón, perdonar y algo aún más importante y excitante, el perdonarse a sí mismo.

 

Entender que todo lo que ha podido hacer de no-luz (negativo) hacia otras personas en el pasado o en otras incorporaciones (vidas), comprende, entiende e integra que ha sido por ignorancia (falta de sabiduría). Entender que todo lo que le han podido hacer los demás: entorno, parejas, “amigos”, es por ignorancia de estos hacia las Leyes Universales Evolutivas y por lo tanto perjudicándose a sí mismos. Que esos supuestos seres queridos, “amigos”, han sido grandes maestros, los cuales por la vía dura le han hecho tomar conciencia de lo que es, de quien es y por qué está aquí. Y por supuesto de lo que nunca debe de hacer o repetir a otros. Entender hacia uno mismo que si se llevan muchas incorporaciones físicas (muchas vidas), es inevitable que para llegar a la consciencia de lo que somos se han tenido que cometer errores, se han debido de transgredir las leyes por falta de sabiduría, y a consecuencia de esa ignorancia se habrán cometido muchas injusticias con muchas almas encarnadas, a la vez que hacia vosotros mismos.

 

El acto del PERDÓN HACIA UNO MISMO, HECHO DESDE EL ALMA, CON TODA LA CONCIENCIA, TODA LA HONESTIDAD, HUMILDAD Y CON TODO EL AMOR QUE SOMOS CAPACES DE IRRADIAR Y SER, ES EL ACTO MÁS POTENTE EN LA EVOLUCIÓN DE TODO SER EN ESTE PLANETA Y EN ESTA FRECUENCIA VIBRATORIA.

 

El perdón, es la herramienta que os permitirá crecer conscientemente y liberaros de las cadenas que vosotros mismos habéis fabricado durante vidas y vidas, de odio, celos, incomprensión, intolerancia, envidia, egoísmo, etc.

 
 
Xavier Pedro Gallego – Diálogos con Josuel
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Contacto

El Libertario
jlmgt@yahoo.com