Formación de la Tierra

 
 

TODAS LAS ESFERAS SON HUECAS

 

Todas las esferas conocidas en esta galaxia, los planetas, no las estrellas, porque son diferentes, son huecas. Las mayores civilizaciones, incluso en el nacimiento de estas esferas, viven en el plano interior, no en el exterior.

 

Todas las esferas, las verdaderas esferas, están aplanadas en sus partes superior e inferior. Ustedes dirían que todos los planetas de su cuerpo celestial son redondos, pero son esferas aplanadas. Además, son esferas aplanadas huecas. El interior hueco permite que exista un nuevo mundo, una comprensión diferente. Y todos los planetas, excepto las estrellas, son esferas aplanadas huecas.

 

Si alguna entidad entre los presentes dedicó un momento a imaginar cómo la Tierra gira alrededor de su sol central y la fuerza centrífuga de la órbita, cualquiera sabría qué ocurre al presionar todo el interior hacia la corteza exterior, pero ustedes comprenden que su educación superior no lo acepta de este modo. Nadie aquí comprende o piensa por sí mismo, y eso es una atrocidad.

 

¿Qué crea la materia llamada planetas o estrellas?  El sol de su galaxia es una gran fuerza luminosa a donde llega la densidad del pensamiento y donde madura y explota hacia el exterior. Eso es lo que crea el sol.

 

En el interior del sol se crean explosiones de luz hacia la superficie. El sol no es caliente, por una razón: nunca lo fue; no lo es. Es luz, no es calor. Una explosión de luz es que la luz estalla y se vuelve densa. Cada planeta de esta galaxia suya nació de la madre sol, creado literalmente de una explosión de luz que se convirtió en materia densa. Cuando la materia está en la órbita de origen, la órbita crea una sensación de atracción de la materia de regreso a la luz, de modo que el objeto es muy luminoso al principio. Conforme pasa a órbitas más lejanas, comienza a solidificarse, o como dicen ustedes, enfriarse, pero no su calor, sino que pasa de luz a densidad.

 

De modo que ahora tenemos un objeto muy sólido. Cuando gira en su órbita en la densidad de la realidad que lo contiene, cuando da vueltas, la parte interior de lo sólido comienza a ir a la corteza exterior, de este modo. Cuando está madura comienza la órbita llamada Venus que ahora está junto a ustedes. Eso es cuando el interior, mediante la rotación de una órbita circular, mediante la fuerza, ha obligado al interior a ir al manto exterior, lo cual provoca un interior hueco. De modo que ha atraído todo desde el interior hasta las superficies exteriores. Cuando se hace eso, la presión de la fuerza en el interior y las galaxias del estrato o la gravedad en el exterior comprimen las capas exteriores para provocar la presión.

 

La presión, por su densidad, genera la temperatura y el calor. Esto es lo que ustedes sienten. Una vez que madura la órbita, la pelota se aplanará a causa de su interior hueco, con lo cual se crea una ilusión esférica. Su Tierra no es redonda. Está aplanada en sus regiones norte y sur, lo cual provoca una mayor expansión en el interior. Está hecha de este modo.

 

Cuando ustedes van hacia interior de la Tierra y encuentran calor, proviene de la presión y la luz cautiva que funcionan juntas en el plano. Eso provoca el calor sofocante que ustedes sienten. Los sismos, a los que denomino descargas de energía, mueven los parámetros exteriores de la Tierra y los modifican para que salga la presión, como en esta gran montaña. ¿Se dan cuenta? Entonces la presión se libera y la corteza superior permanece intacta. Por eso existen.

 

 

Redescubrimiento de las Perlas de la Antigua Sabiduría - Ramtha
 
 
 
 
 
 

La luz solar y las ondas electromagnéticas penetran por los polos de todos los planetas y generan su Sol Central, es decir, que la luz interna es la misma que la externa. La ciencia creía que las ondas electromagnéticas solares morían al llegar a la superficie de un planeta. Hoy sabemos que éstas penetran por los polos, y en el centro, se tuercen, dando origen a una especie de bobina, llamada “Banda de Moebius”. Así aparece el sol central.

 

El tamaño del Sol Central es proporcional a la cantidad de energía solar que recibe el planeta. Esto depende de la distancia del sol a la que se encuentre, y del tamaño de las aberturas de sus polos.

 

En 1996 se publicó en prensa que el núcleo de la Tierra gira más deprisa que la corteza… extraña noticia. Y en Neptuno han verificado lo mismo… ¡¡Esto es imposible si los cuerpos fueran de una sola pieza!!

 

 

EL SOL CENTRAL

Por otra parte, sabemos también, que el Planeta Tierra tiene dos aperturas, una en el Polo Norte y otra en el Polo Sur. A través de estas aperturas es por donde se filtra la luz del Sol, originándose un efecto magnético en el interior del planeta, que se conoce con el nombre de “Banda de Moebius”.

 

La Banda de Moebius resulta ser como una bobina de luz, de calidad electromagnética, y que, por ello, atrae una gran cantidad de partículas luminosas o fotones provenientes del Sol, de forma que crean una especie de “Sol Central”, de la misma naturaleza lumínica que el Sol exterior, y que se mantiene estabilizado en el centro geométrico del planeta, pudiendo dar luz y calor, y permitiendo la vida en el interior, – dos continentes, Agarta y El Dorado-. La diferencia sería que ¡¡en el interior no hay noche!!

 

¿Cómo es el interior de la Tierra?

Esta información la he extraído de diversas obras que hablan de la Tierra Hueca:

 

Las tierras del interior tienen montañas de poca altura, hay valles, ríos y mares poco profundos, de unos 2 Kilómetros, la vegetación es de tipo tropical pero diferente a la de la superficie, la temperatura es constante y está alrededor de los 26 grados, aunque subjetivamente se percibe como algo más fresca, no hay insectos y la vida animal es escasa, siendo ésta fundamentalmente de aves y peces.

 

La bóveda de estas grandes grutas internas desprende una gran luminosidad blanco azulada, la luz es perpetua, pero dependiendo de la rotación de la Tierra aumenta ó disminuye. No hay estrellas. Se da el fenómeno frecuente de la lluvia, pero no hay viento. El 60 % de su extensión está cubierta por el mar, siendo el resto tierra firme (en el exterior, los porcentajes son del 71 % de mar y del 29 % de tierra firme).

 

El aire es como el del exterior pero con una mayor cantidad de oxígeno (60 / 62 %) y menor de nitrógeno (15 %). La población en el Norte es de unos 4.200.000 habitantes, y en el Sur de unos 800.000 habitantes. Las personas tienen el mismo aspecto que nosotros, pero su Nivel Evolutivo es mucho más elevado. A la civilización intraterrena se puede acceder a través de grutas que llevan a la red de túneles que prácticamente recorre el globo, y que atraviesa la corteza terrestre comunicando los dos mundos.

 

La corteza terrestre tiene una anchura de sólo 1400 millas, lo que equivale a 2.200 Kilómetros*. Se sabe que a través de la red de túneles, es posible viajar por debajo del mar de América a Europa. Eric Von Daniken, el periodista de investigación suizo, lo documentó fabulosamente hace varias décadas en su libro: “El Oro de los Dioses”.

 

ORGANIZACIÓN SOCIAL del Mundo Intraterreno

La Civilización Intraterrena es una Supercivilización. Esta dirigida por una Estructura Político-Religiosa Sinárquica. En efecto, La Sinarquía es “el Poder de los Iniciados”, -como un Consejo de Ancianos-, de manera que el Ser Espiritual más Sabio, el más Amoroso, el de mayor Voluntad y Firmeza, en suma, el más luminoso, dirige e inspira a los demás. Imaginad un Consejo de Ministros Sabios, ¿qué raro, no?, – con la falta que hacen en nuestro mundo-, pero sí, imaginadlo por un momento, ¿no creéis que las cosas irían mejor?

 

Cuando el que manda, sabe de veras, aboga para que la espiritualidad crezca en las personas, para que los ideales iluminen el camino de todos, y se esfuerza para que las virtudes personales y de convivencia se vean favorecidas, enaltecidas, defendidas y respetadas. Con un líder así, el Ser Humano puede evolucionar y trascender sin problemas, cumpliendo con el plan de Dios para el Hombre y la Tierra. Si hubiera una buena amistad, una hermandad, entre la civilización del interior y la nuestra, nuestra civilización se pondría al día en un corto período de tiempo, recuperaría la evolución que precisa para cumplir con el Cambio de Tiempos sin demasiado conflicto.

 

¡Pero esto no interesa a las fuerzas oscuras! Ya que están en contra de la Evolución de nuestro Planeta Tierra, y de la nuestra, con él. Si todo esto se fuera destapando, y se destapará en breve, se debería cambiar la historia humana, revisarla a fondo y reescribirla.

 

 

Eva Monferrer

 

*los cálculos actuales arrojan una cifra de unos 1200 Km para el grosor de la corteza terrestre

 

 

 
 
 

 

 

Contacto

El Libertario
jlmgt@yahoo.com