Clonación humana

 

 

La clonación humana es un proceso en el que el material celular de un ser viviente es tomado con el propósito de reproducir la apariencia exacta de un ser en una nueva entidad. El material celular* es colocado en un contenedor estéril dentro de un líquido conductivo para el crecimiento de ese material en pureza y sin imperfecciones que puedan entrar a la sustancia. Después de su división y subdivisión, la materia es transferida a un laboratorio más amplio bajo las mismas condiciones de esterilidad y de control de temperatura y de luz.

 

Las formas embrionarias rápidamente se vuelven evidentes y pronto toman la forma definitiva de un feto que es fácilmente reconocible. Cuando el feto alcanza la etapa de aproximadamente seis meses en el tiempo de gestación normal, es transferido nuevamente a un tanque sostenedor dentro del cual el líquido se aproxima al fluido amniótico dentro del vientre durante el embarazo. En este líquido el feto continúa evolucionando normalmente como si estuviera en un vientre. Cuando el feto alcanza el desarrollo completo, es removido del fluido y entonces es tratado como si hubiera nacido por medios naturales. Excepto, por supuesto, por el hecho de que no hay un cordón umbilical. Una cirugía cosmética menor remedia esa ausencia para completar una apariencia normal.

 

El proceso de replicación humana no toma un periodo de incubación de nueve meses. Este es acelerado por medio de aditivos  y circunstancias ideales creadas en el laboratorio. El proceso inicial puede tomar entre seis y siete de tus semanas para poder tener certitud de un desarrollo del feto perfecto, y otras ocho a diez semanas son requeridas para el crecimiento total. Puesto que nada de esto es hecho por medio de nacimiento natural, un tiempo de gestación regular no tiene sentido.

 

La clonación no está restringida a la reproducción de infantes a los que se les permite un crecimiento normal desde su nacimiento hasta la adultez. Cuando se trata del clon de un adulto específico, el periodo de envejecimiento desde su aparición como infante hasta llegar a adulto en sus mejores años, es decir, entre 30 y 35 años de edad, toma solo entre 350 y 400 días. Solo toma un mes adicional de envejecimiento para hacer que el clon llegue a los 65 años de edad de un individuo. Esa es la edad aproximada de la mayoría de los humanos clonados en la Tierra en este tiempo**.

 

La sustancia que permite este envejecimiento acelerado todavía no ha sido descubierta para tal propósito***, excepto por aquellos pocos científicos comprometidos en el proceso de la clonación. Algunos individuos sobre la Tierra han sido aquejados con el desbalance químico que causa que sus cuerpos envejezcan mucho más rápidamente de lo que es normal****. Un niño de diez años puede tener la apariencia en edad y en funcionamiento y procesos orgánicos de una persona muy anciana -anciana para tus estándares, no así en otras partes-.

 

El químico que causa el desbalance en ese sistema enfermo del niño es lo que es usado casi a la perfección  en el proceso de rápido envejecimiento de clones infantes para llegar a adultos.

 

Esta aceleración del proceso de envejecimiento también requiere la adicción de varios nutrientes clave a la dieta y condiciones de laboratorio ideales de temperatura y grados controlados de oxígeno y dióxido de carbono. La desventaja es que cuando la apariencia debe ser idéntica a la persona original que tiene aproximadamente 60 o 65 años de edad, entonces el ser clonado entero debe ser madurado hasta que esa apariencia idéntica sea alcanzada. No hay manera de detener el envejecimiento de los órganos y aún así alcanzar la apariencia necesaria; por lo tanto, los órganos son sometidos a todo el estrés del envejecimiento acelerado, así como también a cualquier deficiencia inherente a los genes de la familia. Incluso si el individuo recientemente clonado inicialmente parece lucir más fresco y joven que la persona original o que el clon predecesor, rápidamente empieza a fallar y comienza a mostrar señales más avanzadas del envejecimiento en todos los aspectos.

 

Hasta ahora solo he hablado del cuerpo de un individuo clonado. El cerebro es otro tema. Es el aspecto más intrincado del procedimiento de crecimiento, tanto in vitro como una vez en el cuerpo. El cerebro humano es una computadora, y la función de descarga desde el cerebro original hacia el cerebro del clon trabaja exactamente como tus computadoras en este mismo tipo de proceso.

 

La duplicación del cerebro original puede ser hecha con perfección en un clon infante. La educación es suministrada continuamente al clon a lo largo del periodo de envejecimiento desde el nacimiento a la adultez, y las funciones cerebrales son tan normales como esperarías dentro de las facultades de aprendizaje aceleradas. Puesto que el cerebro es tan vasto en capacidad, la absorción del clon de la información durante el proceso educativo no solo es fácil, sino interesante para la gente involucrada, que ve esos saltos gigantescos en el aprendizaje. Nosotros observamos esto desde aquí y vemos esto como el único aspecto de naturaleza científica en tu planeta que está empezando a esclarecer sus mentes en cuanto a la capacidad funcional del cerebro humano.

 

El almacenamiento idéntico de la información más reciente es esencial si el clon de reemplazo debe ser aceptado como la persona original.

 

Mientras nosotros estamos complacidos de ver este avance tecnológico en tu planeta, su mal uso neutraliza nuestra alegría por su descubrimiento. La gente poderosa está siendo clonada ahora y ha sido clonada por muchos años, y nada de esto comenzó con buenas intenciones.

 
 
Revelaciones para una nueva era – Matthew, Suzanne Ward
Información suministrada mediante canalización por Hugo, compañero de Matthew
 
*del ser a clonar, se entiende
**algunos de los presidentes de los países más importantes realmente son clones de los auténticos
***por la ciencia que permiten que nos llegue
****progeria, o síndrome de Hutchinson- Gilford

 

Contacto

El Libertario
jlmgt@yahoo.com